Raúl J. García nació en Sevilla a mediados de los 70 y actualmente combina los trabajos de Analista de Inversiones y Profesor Universitario con su verdadera vocación: ser padre.  En 2006, al nacer su primera hija, decidió que se comunicaría con ella sólo en inglés, y en 2011, ya con tres peques, creó quieromilk.com donde compartía bajo un pseudónimo, algunas experiencias vividas durante su “aventura bilingüe”.

Cinco claves para un aprendizaje positivo

En 2014 publicó su primer libro (Quieromilk: Aprende inglés jugando con tus hijos) y tras una gran acogida por parte del público, en 2015 la Editorial Círculo Rojo le concedió el Galardón al Mejor Libro del año en la Categoría de “Docencia”.  Éste podría ser el mejor momento para estar volcado en la promoción de su libro, si bien, ha decidido retirarse a un lago imaginario para disfrutar con su familia.


Hace años que me acompaña una interminable lista de tareas pendientes relacionadas con el trabajo, la casa,… pero hace ya algún tiempo me planteé que el primer punto de esta lista sería el siguiente:

Be Happy & Make People Happy”

Desde entonces el enseñar inglés o cualquier otra materia a mis hijos ha dejado de ser una obligación. Os dejo 5 vocales/consejos que a nosotros nos han servido para mejorar el nivel de inglés de todos en casa disfrutando del camino.

A – Amor

A casi todo en la vida, para que salga bien, hay que ponerle amor. Ponédselo y demostradlo. Decidle a vuestros hijos que les enseñáis porque les queréis,  por su bien. Con paciencia todos podemos aportar en su aprendizaje.  Dependerá en gran medida de nuestro nivel, pero sobre todo nuestra forma de transmitir. Del amor puesto en el proceso. Un ejemplo: No se les puede “castigar”  con hacer deberes. Aprender inglés no tiene porqué ser obligación, ni tiene porqué ser aburrido. Quizá penséis que voy a empezar a cantar “A Spoonful of Sugar” como Mary Poppins. No lo descarto.

E – Emoción

Los niños perciben más de lo que nos podemos imaginar. Utilizan sus cinco sentidos. Si perciben que para vosotros el inglés es un rollo, o difícil, o inútil, difícilmente estarán motivados. Si realmente nos emociona algo como la música, el inglés, o el deporte, lo perciben. No a todo el mundo tiene porqué emocionarle la enseñanza, pero hay que poner una dosis de emoción en lo que hacemos. Cuando escuchamos una canción en inglés, cuando recitamos un poema, cuando chillamos viendo scary films,…

I – Imaginación

Fundamental para aprender. No sólo hay libros, canciones, pelis y apps. Pensadlo. ¿Os habéis planteado jugar a las palmitas en inglés? ¿Y al “Quién-es-quién”? ¿Qué tal si incluimos el inglés en actividades cotidianas como poner la mesa? Echadle imaginación y hacedlo casi todo jugando. Funciona.

O – Orientación

Hace tiempo que dejé el inglés. Mi nivel nunca fue muy bueno. Tengo mal oído y mi acento,… Dejad de poner excusas. Si hay un problema arregladlo. Si necesitáis orientación, buscadla o pedidla (academias, libros, blogs,…). En internet hay casi de todo para disfrutar del aprendizaje, y gente de un motón de países dispuesta a ayudar.

“If there’s a hole in your bucket, fix it”

U – Unión

Claro que ayudan los colegios bilingües, las academias y los viajes a UK, pero no hay nada como aprender unidos. Para vuestros hijos los mejores profes sois vosotros. Porque se lo podéis explicar todo, y si no es así, sois capaces de ponerle el cariño suficiente como para encontrar una solución. Hay determinadas cosas que si se las enseñáis vosotros, las aprenderán para siempre y sin duda os unirán más.

 

“Teaching your children how to ride a bike, is more than just teaching and cycling”

 

¡¡¡Suerte!!!

 

Share.

1 Comment

Leave A Reply

*